Cómo elegir las categorías de tu página web según las mejores keywords

SEO   |   2 Comentarios

Estás creando una página web, la página web de tu negocio y a la que pones una gran ilusión porque crees que te llevará al éxito. ¡Pero ojo! Sólo lo hará si tienes ventas, o visitas, y eso desgraciadamente depende mucho de Google. Tenemos que aceptarlo: Google posee el monopolio de los buscadores en Internet, es a lo que todo el mundo recurrimos cuando queremos saber algo. Para poder crear la página web de tu empresa que tarde poco tiempo en obtener visitas, lo mejor es adaptarla al SEO desde el principio, y eso significa crear una arquitectura web casi perfecta. Quédate con nosotros en este post que te vamos a enseñar cómo se hace esto. ¿Empezamos?

Vamos a ponernos en situación

Es posible que ya tengas algunos conocimientos del mundo del SEO, pero para asegurarnos, vamos a dar un repaso a los términos más relevante para comprender este post:

  • SEO: se define y traduce como la optimización en motores de búsqueda. Son un conjunto de acciones que ayudan a mejorar la posición de tu página web en los resultados de búsqueda de estos motores. En este caso en Google, y casi siempre será así. 
  • Arquitectura web: se define como la jerarquización de la información de una página web. Es la forma en la que presentas a tus usuarios todo lo que puedes ofrecerles. Es muy importante que esta jerarquización se haga en función del Keyword Research. 
  • Keyword Research: es el estudio de palabras clave más indicadas para tu página web. Si aún tienes dudas sobre cómo se lleva a cabo, te recomendamos este artículo: “Mega guía: cómo hacer una investigación de palabras clave eficaz”.

Una vez que tenemos claros estos conceptos y el por qué es necesario que hagas una investigación de palabras clave antes de definir cuáles van a ser las categorías que tenga tu página web, vamos a meternos en el meollo de la cuestión.

Creando una arquitectura web ideal

La primera regla para hacer esto de forma correcta es no dar nunca nada por sentado. No hay que adivinar ni adjudicar términos que tú utilices a tus usuarios. Por ejemplo, tienes una tienda de ropa interior para mujeres, y quieres crear un apartado de sujetadores. En muchas partes del mundo esta prenda se llama “bra”. Sin embargo, si buscas ese término en Google, ¿qué aparece? Exacto, aparece una marca de menaje de cocina. 

Google muestra unos resultados u otros dependiendo de cómo se comportan los usuarios que buscan esos términos, es decir, de los clics que hacen en qué resultados y cuánto tiempo pasan en esas páginas. Por ello, hay que hacer una investigación en la que se tengan en cuenta estos dos factores.

Paso 1: selección

Nadie como tú conoce tu negocio, pero eso no quiere decir que los mismos términos que tú utilizas para definir algo lo utilicen los usuarios para encontrar tus productos y/o servicios. Lo que debes hacer en primer lugar es una clasificación del tipo de productos y/o servicios que vas a ofrecer.

Vamos a utilizar un ejemplo para que puedas ver con claridad cómo debe hacerse esta selección de palabras clave para tu arquitectura web:

Tenemos una tienda online de jamones, y queremos comenzar a vender por Internet porque nos damos cuenta de que nuestros competidores tienen tanto tiendas online como físicas, y al parecer les va muy bien. Decidimos crear una web y ofrecer nuestros productos en ella. 

Comenzamos clasificando nuestros productos, y tal clasificación se hace en función de una normativa oficial del jamón en la que se define el tipo de éste en función de la raza del animal, de su forma de alimentación y de su tipo de alimentación.

Tras este planteamiento, hemos decidido crear las categorías en función de esa clasificación, ya que al hacer la investigación de keywords, nos dimos cuenta de que los usuarios buscaban los productos en base a esa normativa oficial.

Por tanto, nuestro objetivo de posicionamiento serán las páginas de categorías, ya que son los términos que más utilizan los usuarios para buscar nuestros productos.

Una vez tengas claro cuál es la clasificación de tus productos, es momento de comenzar a investigar:

La mayoría de las herramientas que se utilizan para la investigación de palabras clave son de pago: SemRush, Keyword Tool IO, Ahrefs, etc. Pero hay otros gratuitos como Keywords Everywhere, y el más importante, el mismo Google.

En la parte inferior de la página de resultados de Google, éste siempre te sugiere palabras clave relacionadas con la de tu búsqueda. De esta forma, ya sabes qué tipo de contenido tienes que publicar para que Google entienda que ese término corresponde a una de las categorías de tu web.

Ten en cuenta también que no siempre el objetivo de tu posicionamiento van a ser tus categorías, quizás lo son las páginas de productos por ejemplo. Todo depende mucho de la situación del mercado, de los resultados de búsqueda y del comportamiento de los usuarios. Por ello, invierte todo el tiempo que necesites en investigar el entorno online en el que vas a moverte.

Paso 2: filtrado

Lo mejor para organizar toda esta información es en una hoja de excel. Hay dos elementos de esas keywords que debes tener en cuenta: el volumen de búsquedas y la dificultad. El primero hace referencia al promedio de usuarios que realizan esa búsqueda al mes. Lo segundo es cómo de competida está esa keyword, si tiene una cifra mayor de 75, entonces te resultará bastante difícil posicionarte por ella.

Elige las palabras claves adecuadas e indicadas para tu posición. Hay que ser realistas y saber que por la keyword “jamón ibérico” no vamos a posicionarnos en los primeros resultados de un día para el otro. Eso puede tardar años. Es posible que tus competidores lleven años con sus páginas web, por lo que tienen acumulado más antigüedad, más keywords, más enlaces, etc. Cosas que Google tiene en cuenta en su algoritmo. 

Para realizar un buen filtrado, clasifica esas keyword según las categorías y los niveles de profundidad de cada una de ellas, aquí te ponemos un ejemplo:

Tu clasificación debería ir de lo más general a lo más específico, un recorrido que sea muy fácil para el usuario, muy intuitivo. De esta forma también conseguirás que el usuario realice la compra al final del recorrido, ya que lo estás llevando por donde tú quieres que vaya.

Estrategia

Si has llegado hasta aquí, ¡enhorabuena! Muchas veces la capacidad de atención de la que disponemos es muy limitada. Pero para explicar este tema, nos vamos a quedar hasta cortos…

Muchas personas creen que el SEO es sólo escoger un par de keywords y colocarlas en la página web. Pero se equivocan, ¡ya te digo si se equivocan! El SEO es estrategia, es planificar unas acciones que se basan en las necesidades del cliente y en los recursos disponibles para mejorar el posicionamiento en las páginas de resultados de Google.

Toda esta planificación es única para cada negocio, replicar no servirá de nada porque cada uno de ellos es completamente diferente. ¿Qué pasaría si tuvieras keywords de marca?¿O si directamente no encontrarás keywords para tu web? Para ello existen las empresas dedicadas al SEO, como nosotros.

Sin embargo, si quieres comenzar por tu cuenta, aquí te dejamos algunos consejos relacionados con la estrategia de la arquitectura web:

  1. A más nivel de profundidad, más tardarán Google y el usuario en llegar. Si el objetivo de posicionamiento es tu página de producto, no la pongas a un nivel 5 de profundidad, ya que tardará mucho más en posicionarse. 
  2. Crea niveles de profundidad cuando sea necesario. Es decir, cuando tenga una lógica que para llegar a, por ejemplo, los jamones ibéricos 100% de bellota haya que pasar primero por una selección de jamones ibéricos. En este caso sí es necesario, ya que los usuarios como comentábamos en el ejemplo de antes, buscan los jamones según las categorías y no los productos como tal. 
  3. Ojo con los enlaces externos hacia tus páginas objetivo. La keyword con la que se enlace tu página definirá en gran medida cómo lo clasificará Google. 
  4. Revisa la arquitectura web cada cierto tiempo. Las costumbres y las necesidades de los usuarios van cambiando con el tiempo. Hay que adoptar una mentalidad de estar siempre buscando mejorar, no te estanques y acomodes en tu zona de confort. 
  5. Elige una keyword principal y varias secundarias y relacionadas por cada URL. Tu página web es un conjunto de URLs, y por cada una de ellas tiene que haber un objetivo de posicionamiento definido con claridad.

Existen muchos más tips que pueden ayudarte, pero eso nos llevaría muchas horas exponerlo en este post. Aunque con toda esta información, podrás hacer algo fantástico con tu web. 

¿Preparado/a para crear una arquitectura web ideal?

Si te han surgido dudas, no te preocupes. Puedes comentar este post y te las resolvemos lo antes posible. Y si quieres conocer lo que podemos hacer por ti, ponte en contacto con nosotros. Con numerosos proyectos SEO a nuestras espaldas, podemos hacerte una propuesta totalmente gratuita y adaptada a lo que realmente necesitas. Ni más ni menos.

¿Te ha gustado el artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Loading...

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Artículo escrito por
Redactora SEO

¡Exprésate! Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios

Daiana Meneghin Autor

Muchas gracias por tu comentario!

Consultor SEO en Madrid

Como consultor SEO sólo puedo decirte que me ha gustado mucho el artículo Daiana. Muy bien explicado y poniendo ejemplos claros y concisos para hacer todo mucho más comprensible.